Psicología Canina

Es muy normal que el dueño de un perro interprete como un mal físico la conducta anormal de su mascota. Sin embargo, es necesario saber que algunoscomportamientos violentos, sorpresivos o de aislamiento, que no se hayan dado en el animal con anterioridad, se pueden deber a algún tipo de problema psicológico, por ejemplo una depresión.

Causas del problema psicológico

Las conductas depresivas o violentas de un perro tienen siempre un factor causante, que puede encontrarse cercano o, por el contrario, haber sucedido hace bastante tiempo y encontrarse registrado en la memoria del animal.
Para cada caso individual existe una respuesta o causa diferente, pero lo habitual es que estas conductas se deban a deficiencias del entorno en el que se encuentra el perro, ya que es posible que no sea el más adecuado.
Asimismo, es muy común que el amo sea el responsable de la aparición de alguno de éstos, ya que cuando el dueño no presta al animal la atención que éste precisa, se produce un sentimiento de rechazo en el perro, que cree no ser admitido en el núcleo familiar.

Adiestramiento y psicología canina.

Para poder asimilar con éxito una enseñanza primaria (Educación), secundaria (Adiestramiento), y terciaria (Especialización) del mismo, de esta forma se podrán medir sus aptitudes y límites adecuándolo a las distintas normas de educación acorde a su función, a fin de contribuir con una mejor adaptación, desenvolvimiento, y producción dentro de la sociedad, en su relación y colaboración con el hombre. Estos períodos son estimativos para un 93 % de Ejemplares a Educar, y donde el coeficiente obtenido puede diferir en mayor o menor valor para determinados casos en particular. Cabe destacar que la elaboración de los gráficos de orientación, organigrama y tabla de valores, es el resultado de un importante estudio y observación, durante mas de veinticinco años, directamente sobre ejemplares caninos de uso policial, penal y militar respectivamente ya sea durante las ejercitaciones de estos, como así también en intervenciones mediante distintos operativos y/o procedimientos, con la responsabilidad de dirigir dichas unidades caninas en forma oficial.

DETALLE DE LOS PERIODOS DE EVOLUCIÓN, ASIMILACIÓN, EJERCITACIÓN, PRODUCCIÓN

Adiestramiento Canino

DECADENCIA Y RETIRO DEL PERRO

Período de 1 a 6 meses: etapa de crecimiento, desarrollo físico. Intensa actividad física de juego, distracción y curiosidad. En esta etapa que puede variar en algunos casos y extenderse a los 8 meses, no se recomienda la subordinación a las normas de educación de los caninos, por los principios ya expuestos y la consiguiente falta de predisposición del mismo.

Período de 6 a 9 meses: (valor promedio): gran capacidad de asimilación y desarrollo del perro. Comienzo de la 13 etapa de la enseñanza primaria: EDUCACIÓN (s/verde).

Período de 9 a 12-15 meses (valor promedio): gran capacidad de asimilación y desarrollo psico-físico del canino. Comienzo de la 23 etapa de la enseñanza: ADIESTRAMIENTO (S/verde).

Período de 12/15 a 24 meses: (valor promedio): etapa de máxima asimilación y actividad psico-física de los caninos. Comienzo de la etapa final o terciaria de la enseñanza: ESPECIALIZACIÓN (s/verde).

Período de 24 a 6 años (valor promedio): etapa de intensa y plena actividad física, producción/trabajo. Aplicación en la función o destino del mismo. (S/azul).

Período de los 6 años a 8 años: punto límite de producción. Comienzo del periodo de decadencia. Período decreciente y primer etapa (E1), a partir del punto límite de capacidad de producir los caninos en su mayor. Porcentaje comienzan el proceso de decadencia. Este estado puede diferir de un ejemplar a otro, según su alimentación, ejercitación, estado físico, psíquico y la relación con el guía. El suministro de complejos vitamínicos es fundamental a la vez de una ejercitación moderada en su actividad física durante los ensayos. Control sanitario periódico.

Períiodo de 8 a 10 años: continuidad del periodo de decadencia. Se acentúa aun más la debilidad física del canino y su rendimiento. Se sugiere la actividad regular con intervalos pausados. Control sanitario permanente. Apoyo nutricional. Desinterés relativo en el servicio.

Período de 10 a 12 años: finalización del servicio del perro. Estado de decadencia general, acentuada debilidad en el tren posterior, dificultad en los movimientos y estabilidad fluctuante. Debilidad visual y/o auditiva. Se recomienda el retiro del servicio o solicitud de baja del mismo. Se da por cumplida su misión.

Adiestramiento Canino